Es la tendencia que ha venido para quedarse. Sneakers, deportivas, zapatillas, .... mil nombres para un solo tipo de calzado cómodo, funcional y, sobre todo, muy, muy de moda.

Las sneakers se han convertido en unas piezas muy socorridas e imprescindibles en el armario de cualquiera. Su historia es longeva e intermitente…

En los años 70 y 80 ejercieron de abanderadas de distintos movimientos musicales. Era frecuente identificar los looks más rockeros o punk con las míticas Converse All Stars y movimientos musicales como el rap o el hip hop con marcas como Adidas o Nike.

A lo largo de los 80 la moda por el deporte aeróbico, de la mano de mitos como Jane Fonda, las mantuvo en el pedestal de las deportivas. Aunque durante los años 90 y 2000 se diluyó su popularidad frente a otros tipos de calzado.

Hoy las sneakers han recuperado el protagonismo perdido, ya que su crecimiento ha llegado a los pies de personajes famosos, pasarelas e “influencers” de las redes sociales que las han catapultado a las portadas de todas la revistas de moda. La reinvención de los clásicos, como las Adidas Superstars, las Nike Jordan, o las Converse (que nunca dejan de llevarse) es la “culpable” de que hoy las sneakers vuelvan a estar en boca de todos.

Cualquier “outfit” puede combinarse con unas sneakers. Su máxima hoy en día es que por encima de todo sean cómodas y fáciles de llevar con cualquier prenda. ¿Alguien da más?

Así pues, un calzado tan especial e importante, necesita un calcetín que esté a su altura... y en Punto Blanco este calcetín tiene un nombre propio: Sneakers Socks.

Elásticos y transpirables, se adaptan a todos los movimientos de tus pies de manera que ni te darás cuenta de que los llevas puestos.

En versión sobre-tobillo o a media pierna, en gama de colores lisos o con un diseño que combina con los looks de todas tus zapatillas, ningún otro calcetín te ofrecerá la comodidad de un puño que no presiona nada.

Los Sneakers Socks de Punto Blanco están fabricados en bambú ecológico y algodón e incorporan un tratamiento Deodorant.

¿Qué más se puede esperar? ;)