Estos primeros días de Septiembre marcan – para la mayoría – el fin de las vacaciones de verano y el inicio de la rutina y la vuelta a las obligaciones diarias. Toca volver a trabajar y volver a llevar a los niños al colegio y sí, ¡sabemos que es duro! Por eso, os vamos a hablar de una serie de trucos para que esta vuelta a la rutina sea más llevadera.

Haz de tus fines de semana unas mini vacaciones. Ya sabemos que no son lo mismo, pero después de un mes en la playa y a falta de un año para volver a disfrutar de unas largas vacaciones, 2 días son mejor que nada. Pensar a corto plazo es la clave. 

Encuentra tu momento en el día a día. Buscar este hueco para ti diariamente hará que descubras esos pequeños detalles que te hacen sentir mejor.  Por ejemplo, levantarse unos minutos antes y desayunar tranquilamente aprovechando la paz del amanecer, escuchar música de camino al trabajo, dar un paseo al salir de la oficina… En definitiva, mantener una actitud positiva ante las pequeñas cosas.

Volver a practicar deporte aportará numerosos beneficios a nuestra salud tanto física como mental. Después del verano es importante volver a cuidar nuestro cuerpo ya que, generalmente, todos hemos cometido algún exceso. Pero además de beneficiar a nuestro cuerpo, como hemos dicho, el deporte nos dará esa energía positiva que necesitamos para afrontar el día a día. Además, el deporte nos ayudará a combatir el estrés y a romper con esa rutina diaria.

Descansar bien y cuidar la alimentación también es fundamental a la hora de afrontar la vuelta al trabajo. Después del descontrol de horarios y comidas durante el verano, toca retomar las rutinas saludables. Dormir bien para levantarte descansado y cuidar tu alimentación te dará esa energía que necesitas ¡para volver al trabajo feliz! J