Octubre suele ser el mes del año en el que nos decidimos a incluir nuevos hábitos de vida, seguido de Enero (después de las fiestas navideñas), por ello es la época en la que se registran más suscripciones al gimnasio y otras actividades relacionadas con el deporte y la vida saludable.

El verano siempre es una época de excesos en la que nos saltamos la dieta día sí y día también, con lo que es fácil ganar algún que otro kilo durante los días más ociosos del año. Además, si eres de las que suele pasar las vacaciones en la playa o la piscina, tumbada vuelta y vuelta, sin realizar mucha actividad física, puede que te lleves más de un susto cuando te subas a la báscula una vez recuperes tu rutina.

Así que te emplazamos a que vuelvas suavemente a recuperar tu tono físico con actividades que no solo son saludables para tu cuerpo sino también para tu mente.


Yoga: El yoga aporta una expansión en todos los campos de la existencia humana. Su práctica garantiza un cuerpo firme, una mente estable y un espíritu benevolente. Existen distintos tipos de yoga, desde las variedades más relajantes (como el kundalini, iyengar y el hatha) hasta las más cardio (como el vinyasa, power yoga o anusara). Se trata de una disciplina milenaria con múltiples beneficios:

-       Mejora tu flexibilidad

-       Mejora tu postura

-       Aumenta la concentración

-       Ayuda a perder peso

-       Tonifica tu cuerpo

-       Mejora tu descanso

-       Aumenta tu paz interior

-       Mejora la respiración

-       Elimina el estrés

-       Mejora la vida sexual

 

Pilates: Es una disciplina que sigue muy de moda hoy en día, basada en el desarrollo de los músculos internos para mantener el equilibrio corporal y dar estabilidad y firmeza a la columna vertebral. Sus principales beneficios se centran en:

-       Bienestar emocional

-       Bienestar físico

-       Reduce el dolor lumbar

-       Flexibilidad

-       Mejora de la musculatura abdominal

 

Tai-chí: Se trata de un arte marcial que ya practican millones de personas debido a los beneficios que ofrece, tanto a nivel corporal como mental. Sus movimientos se desarrollan lentamente y con suavidad combinando de forma armónica los tres fundamentos en los que se sustenta: movimiento corporal, concentración mental y respiración consciente. Sus beneficios están relacionados con el equilibrio, la fuerza, la flexibilidad y la resistencia muscular, y pasan por:

-       Ayudar a controlar el asma

-       Mejorar la capacidad aeróbica

-       Disminución del estrés

-       Mejorar la movilidad de diversas articulaciones

-       Promoción de posturas correctas

 

El vestuario para desarrollar estas disciplinas debe ser cómodo, elástico y resistente. Aspecto muy importante ya que se trata de actividades que requieren de mucha concentración, por lo que de ello dependerá el éxito de su práctica. Por eso, en Punto Blanco hemos desarrollado unos calcetines perfectos para la práctica de este tipo de disciplinas. Realizados con viscosa para ofrecerles un plus de suavidad, y en colores negro y gris con toques en flúor, están confeccionados con tacto rizo por fuera que dan mucho bienestar a nuestros pies, ya que son mulliditos y ligeros, ideales para complementar tus outfits más yoguis.