En estos meses de invierno es muy importante abrigarse bien para no coger frío ni resfriarse. Así que, los complementos en este caso son claves. Tanto para ir a la moda y marcar tendencia, como para no quedarse congelado al salir de casa.

En primer lugar, un complemento muy popular que no puede faltar en tu outfit de invierno es la bufanda. Existen mil estampados, colores y tejidos para combinar con cualquier tipo de prenda, ya sea elegante, casual o sport. Son un complemento que siempre ofrece ese toque de color además de ejercer con su función principal: mantener nuestro cuello y garganta protegidos.

Los guantes también son un accesorio imprescindible para tener las manos calientes y evitar así que se nos agrieten por el frío. Existen muchos estilos, tejidos y modelos pero este otoño-invierno lo que más se lleva son los guantes de piel en color caramelo, marino, marrón y negro.

Un accesorio clásico que solo unos pocos se atreven a utilizar, a pesar de sus prestaciones, es el sombrero. Aporta un toque de elegancia y glamur, además de proteger del frío a nuestra cabeza y orejas. Porqué ya se sabe… el calor se pierde por la cabeza.

Por lo que a la cabeza se refiere, otro complemento indicado es el gorro de punto. En este caso existen una gran variedad de estilos, colores y combinaciones para todos los gustos.

Y por último, esta temporada también están muy de moda las gorras de pana, que además de cumplir su función (como los sombreros y gorros), dan un toque único y especial al look, aportando un aire más informal.

El cinturón no solo es un básico en el armario sino que también puede ser un buen accesorio para conjuntar o destacar un look. Esta temporada sobretodo se llevan los tonos marrones y negros. En general tonos oscuros con detalles lisos o colores a contraste y con unas hebillas que resalten para que no pase desapercibido. Para los que se atreven con todo, los tirantes son una gran y divertida apuesta para este OI17-18.

El calcetín en los últimos años se ha convertido en una prenda fundamental para completar un look. Antes escondido bajo pantalones y botas, ahora resultar ser el elemento que aporta el toque que le falta a cualquier outfit. Sobre todo si hablamos de los calcetines de rombos, un clásico que ahora más que nunca veremos por todas partes con su renovado estilo y su apuesta por colores más llamativos.

Por último, un complemento importante para no llevar los bolsillos de los pantalones y abrigos llenos de cosas: el bolso o la mochila para guardar las pertenencias y marcar tendencia. Los tonos que más se llevan son generalmente oscuros como marinos, marrones, negros… Pero hay alguna excepción para los tonos azul, amarillo y rojo. Y si quieres ser más top una recomendación es que en lugar de bolso o mochila lleves una riñonera. Sí, han vuelto y vienen pisando fuerte, así que atrévete y ¡triunfarás!