Punto Blanco ha llegado a un acuerdo con el grupo Modern Concept para desembarcar en el mercado de Hong Kong, una plaza considerada como referencia y puerta de entrada para China. Modern Concept venderá las prendas de Punto Blanco en las tiendas que su cadena de ropa interior Rouge Amour tiene en los principales centros comerciales de Hong Kong y Macao.

Modern Concept, con sede en Hong Kong, importa marcas europeas de ropa interior. Además de estas tiendas de Hong Kong y Macao, la cadena Rouge Amour cuenta con otros puntos de venta en ciudades chinas como Shanghai, Shenzhen, Guangzhou, Suzhou y Dalian. 

“Necesitábamos ganar visibilidad en Hong Kong para poder expandirnos a China”, indica Josep Reixach, director general de Punto Blanco, en esta noticia publicada en el diario económico Expasion.com. “Hacía años que estudiábamos la entrada en China, pero primero había que encontrar el socio adecuado. Por ahora hay negociaciones muy avanzadas, pero todavía no hay nada cerrado”, apunta en este artículo Reixach.

Reixach prevé mantener la facturación en 2012, “gracias al crecimiento en mercados exteriores, que compensará la caída nacional”, apunta.