Desde siempre en Punto Blanco hemos premiado la calidad de nuestros productos. En 1948 emprendimos un largo viaje que nos ha llevado hasta este momento, en el que nuestros productos destacan sobre todo por la calidad que se obtiene de cada pieza. Y esta calidad se nota sobre todo en nuestro producto estrella: los calcetines.

El algodón que usamos en su producción se obtiene de hilos de máxima calidad. Algunos de los procesos por los que pasa el algodón para llegar a ese acabado final son el peinado y el gaseado.

Estos procesos tienen las siguientes funciones:

-       - Separación y eliminación de las fibras cortas. Ya que las fibras medias y cortas son las de más “baja calidad”.

-       - Colocación regular de las fibras.

-       - Posteriormente se queman las fibras superficiales del hilo  para así aumentar sus propiedades y obtener un hilo más regular.

-       - El hilo, una vez gaseado, deja una imagen más limpia y pulida de la superficie.

Una vez realizados estos dos procesos, el algodón obtiene una mayor resistencia, ya que en el hilo solo hay fibras largas. Las fibras cortas, por lo contrario, siempre tienden a debilitar la prenda y por lo tanto la hacen menos duradera.

Con estos procesos las prendas Punto Blanco adquieren una mayor resistencia por lo que en este tipo de tejidos las pelusillas serán inexistentes o muy minoritarias. Aspectos de los que carecen prendas similares de la competencia, realizadas con hilos cortos y procesos de menor coste que dan como resultado prendas sencillas de menor calidad.

Además, en Punto Blanco finalizamos muchas de nuestras prendas con un proceso especial llamado mercerizado. Éste aumenta la resistencia de la pieza en más de un 50% añadiendo un brillo increíble al hilo. 

Los beneficios de utilizar algodón de calidad son:

-       - Propicia la ligereza y el frescor ya que tienen un poder de absorción de la humedad y su capacidad de asimilar los colores.

-       - No produce alergias.

-       - Es resistente al desgaste.

Como hemos podido ver, el tratamiento del algodón en Punto Blanco tiene un largo proceso que hace que los productos sean de una mayor calidad, durabilidad y resistencia que, sumados a un experto y creativo diseño, dan como resultado prendas de auténtica pasarela.